9 Followers
35 Following
Mitticus

Mitticus

Lord of the Changing Winds - Rachel Neumeier Tenemos 3 reinos, con diferentes habilidades: Legisladores, Hacedores, y Feierabiand, que es el reino de los que tienen Afinidad por animales. La adolescente Kes vive en una pequeña villa rural con su hermana mayor que cría caballos, mientras que ella le ayuda curándoles con hierbas. Kes es una chica extraña, atraída por la soledad y extremadamente tímida con las personas. Un día los grifos, unas criaturas de las que se sabe muy poco, pero a los que se les teme, bajan de las montañas trayendo con ellos el viento del desierto...

&&&&&&&&&&&&&

Esta escrito en la onda de McKinley, en el cual hay una especie de distanciamiento que te hace ver poco cercanos a los personajes. Es una historia de fantasía, con seres míticos: los grifos, y una chica que sale de la nada para ser importante en la historia. Pero ese es el punto... nunca llegamos a saber demasiado de ella. Ella ni siquiera conoce sus propios pensamientos si no son apuntados por algun otro personaje en su historia. Y no es que ella se sienta distanciada desde antes de la humanidad, es otra cosa.

Los grifos son bellos, bellos tiranos, bellos manipuladores, bellos que arrasan literalmente con todo. Lo que podiamos esperar de sentir empatia por ellos, desaparece por sus acciones. Y es un poco dificil dudar por qué, finalmente deberiamos estar del lado de ellos. Porque a diferencia del gran leon arrasalo-todoque aparece en esa maravillosa historia que es La Historia Interminable de Michael Ende, en que renace el mundo después de la conflagración; aquí no hay explicación a como tiene balance su existencia con los humano ( y eso es muy importante para mí). Eso no quiere decir que dejemos de apenarnos porque uno desaparezca, pero su sociedad, el sentido de su existencia más allá de simples animales, nunca queda claro...

Mejor, como personaje es el hombre de confianza del rey, Bertaud, sumido en un conflicto interior y, claro, el mago de los grifos: Kairaithin.

En romance no esperen nada, niñas y niños.